” Se” un pronombre especial

By 20 febrero, 2015Blog, Grammar contents

EL PRONOMBRE SE

Pronombre Se

El pronombre se y sus diferentes usos en la lengua española

Como podéis ver el la imagen que tenéis justo encima el pronombre se lo utilizamos en español para muchas cosas y ese uso múltiple hace que para muchos estudiantes de español sea un poco complicado comprender su significado.
Voy a intentar aclarar un poco más el pin de arriba. ¿Preparados? vamos allá;

Impersonalidad: con la impersonalidad presento una acción en la que el sujeto no importa, lo realmente importante es el hecho de esa acción, quien la ejecuta es indiferente. Habéis visto multitud de veces carteles en los balcones de las casas donde está escrito :“se vende” o “se alquila”, pues bien este es un claro ejemplo de impersonalidad, no importa quien vende la casa sino simplemente el hecho de que está en venta o en alquiler.
Reflexivo: Usamos el pronombre se como pronombre reflexivo con la tercera persona del singular y del plural siempre acompañando a los verbos reflexivos. Ejemplo: Mayte se despierta a las 7 de la mañana. Los gatos se lavan todos los días.
Recíproco: En español también existen los verbos recíprocos que me indican que la acción la hacen y reciben varias personas a la vez; por ejemplo besarse, acariciarse, abrazarse,… Marta y Luis se besaron bajo la luz de la luna. (Él la besó a ella y ella lo beso a él).
Sustituto del pronombre “le” cuando va seguido por “lo”, “la”, “los”, “las”: Ya sabéis que siempre que usemos el pronombre de objeto indirecto junto al pronombre de objeto directo el primero de ellos lo debemos cambiar por se; Ejemplo: lese lo he dado a Juan.
Involuntariedad:Con el pronombre se unido al pronombre de objeto indirecto expresamos involuntariedad o dicho de otra forma expresamos que esa acción la hemos cometido sin intención alguna, sin querer hacerlo; para entenderlo mejor os pongo un ejemplo. He roto sin querer una taza, la he cogido del asa y ésta se ha desprendido. En español puede explicar que esta situación me ha ocurrido a mí, pero no lo he hecho intencionadamente; por eso mi explicación sería: Se me ha roto la taza.